Tráfico de menores

EL TRÁFICO ILEGAL DE MENORES DEJA GANANCIAS ANUALES POR

 20 MDD.

Indagan en Guatemala: Harris, de Casa Alianza.

Karina Avilés.

En La Jornada, pag. 51, Sociedad y Justicia, Miércoles 21 de julio de 1999.

El negocio sigue adelante. El tráfico internacional ilegal de niños y niñas, que tiene uno de los centros de operaciones más importantes, a escala mundial, en Guatemala, se ha convertido en un exitoso mercado que deja ganancias hasta por 20 millones de dólares anuales.

Bruce Harris, director regional para América Latina de Casa Alianza, explicó que no obstante la denuncia pública hecha por este diario ( La Jornada, 22 al 24 de septiembre de 1997) y del interés que suscitó a escala mundial, las injusticias en contra de niños y padres de muy escasos recursos se han multiplicado, por lo que la relatora especial de la Organización de Naciones Unidas sobre la Venta de Niños, Prostitución y Pornografía Infantil, Ofelia Calcetta Santos, llegó el pasado lunes al país centroamericano, para realizar una investigación al respecto.

Bruce Harris, reconocido como “héroe de los derechos humanos” por Amnistía Internacional, y ganador del premio Olof Palme, uno de los más altos honores concedidos en Suecia, aseguró a este diario que la investigación efectuada por Casa Alianza, en colaboración con la Procuraduría General de la Nación (PGN), y la realizada por La Jornada, ya están en manos de la relatora. Los documentos, señaló, servirán de base para el estudio que realizará la ONU.

Fabricas de niños

Menores mexicanos, establecen las investigaciones de La Jornada, son blanco de este grupo de traficantes que, mediante una estructura bien planeada – donde participan desde notarios hasta prostitutas – , han establecido una serie de contactos con agencias de adopción internacionales y otras personas, en su mayoría mujeres miserables a quienes les pagan por realizar trámites de adopción ilegales, robar infantes o “rentar vientres”, como si fueran “fabricas de niños”.

En las averiguaciones hechas por este diario en septiembre de 1997, consta que en la frontera, particularmente en el poblado mexicano de Ciudad Hidalgo, hay niños desaparecidos, que posteriormente ingresan a casa de adopción en Guatemala, y luego son puestos a la venta por la red de tráfico de infantes que prevalece en aquel país.

Tal es el caso  de una recién nacida, robada en Ciudad Hidalgo por Lucinda Ramona Bautista Orozco, una de las traficantes de mayor peso en la zona y conocida como emperatriz Menchú. Después que doña Lucinda no sólo compró un acta de nacimiento, sino también a una mujer llamada Yolanda Soto Hernández, para que se presentará como la madre de la niña, con el propósito de entregarla en adopción a una notaría guatemalteca, finalmente el destino de la pequeña cobró otro rumbo.

Al ser requerida por una pareja en Canadá, la embajada de ese país en Guatemala –hasta entonces la única que practicaba pruebas de ADN a los niños en adopción – descubrió la mentira de la maternidad de Yolanda. Entonces, “al no servir el producto”, la notaria regresó a la pequeña a la madre falsa y, de ahí, pasó de mano en mano hasta llegar al Hogar Quetzaltenango, donde también desapareció.

La infante fue encontrada por La Jornada en el domicilio Callejón 15, 11-38, zona uno en Quetzaltenango. Fue adoptada en el seno de una familia Cakchiquel y su actual madre, Berta Oroxom de Rocop, desconoce sus antecedentes.

Debido a esta circunstancia, la relatora Ofelia Calcetta Santos sostendrá pláticas con autoridades  fronterizas de ambos países, como por ejemplo el cónsul mexicano en Tapachula, Chiapas, y su homólogo guatemalteco en Tecún Umán, con quienes hablará sobre el tráfico de niños y la explotación sexual.

El intinerario del viaje de la representante de la ONU será el mismo que el realizado por este diario en seis diferentes poblaciones guatemaltecas, según la agenda preparada por Casa Alianza. Así, Calcetta Santos visitará Quetzaltenango.

En la entrada de aquel pueblo, una calle en picada conduce hasta un portón enrejado; detrás de éste se halla un puñado de niños que el mercado de menores nunca quiso. Es la Casa Hogar de Quetzaltenango.

Allí están los infantes “viejos, caducos”, los que “no sirven”; los que fueron lanzados a ese encierro porque ya tienen 3 o 10 años; porque están “bien negros”. Como si pidieran una última oportunidad para salir de aquella “Cárcel”, los niños se ofrecen solitos, se aferran al visitante, se prenden de su ropa, sus ojos parecen derramar agua. Su abrazo es eterno.

La relatora estará también en Malacatán, población cuyo único hospital fue utilizado por los miembros de la red como si fuera un expendio de menores. El director del hospital, Carlos Raúl Rodas, confirmó a La Jornada que a las afueras del propio nosocomio se realizaba la compra-venta de niños: “Se detectó la presencia de una mujer que llegaba muy seguido al hospital. No sé cómo le hacía, pero afuera solamente captaba a aquellas que tenían problemas con su familia, que era menores de edad…después las llevaba a su casa como empleadas domésticas, las cuidaba durante el embarazo, y las llevaba a dar a luz”, para posteriormente quedarse con el bebé y luego venderlo.

Otro de los lugares previstos en la agenda de Calcetta Santos es San Marcos. Allí, mediante una pequeña y angosta puerta se accede a la Prisión de Mujeres, que en un cuarteto de celdas ( no tiene más) encierra algunos secretos de este ilícito no tipificado en las leyes de aquel país. Por esta prisión han desfilado no pocas mujeres, debido a su participación en “la sustracción de menores”. El 10 de abril de 1997, la famosa emperatriz Menchú ingresó a dicha cárcel; tres meses después salió por la diminuta puerta. La representante de la ONU podrá apreciar en la frontera entre México y Guatemala la facilidad con la que los niños pasan de un lugar a otro. Para cruzar a un menor en el río Suchiate basta un quetzal. En septiembre de 1997, al realizarse esta investigación, el delegado de Migración en El Carmen, Guatemala, Raúl Orozco, confirmó: “Las personas que se dedican al tráfico de niños tienen su ruta: el río, los montes, la montaña”. Y aún más: “Este tipo de casos de dan en toda la frontera. Ellos pasan aquí y dicen  vamos a Guatemala; presentan su pasaporte y dicen: vamos de tránsito. Como presentan sus documentos, no podemos investigar si hay más gente que va con ellos. Se les revisa su pasaporte y se van, pero no cabe duda que a la vuelta o por otro lado se llevan a los niños ilegalmente, allí es donde no tenemos alcance para ir a investigar”.

Además, la relatora tendrá que hacer frente a nuevos datos que acrecientan la desgracia. El número de adopciones ilegales “casi se ha duplicado en los últimos doce meses” en el país centroamericano, apuntó el Parlamento Europeo en su resolución “sobre el tráfico ilegal de bebés provenientes de Guatemala”, dictada el 13 de enero del presente año. El conflicto interno del país en los últimos años, y el reciente desastre ocasionado por el huracán Mitch, han dejado un mayor número de huérfanos y niños abandonados, que son la carne de cañón para la red del tráfico de menores. El negocio sigue adelante

Publicado por asomarsealabismo

Asomarse al abismo, dejar que se asome en mi...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: